Barcelona +34 609 84 65 24
  • en
  • es

Tu novia/esposa/pareja es una de las tantas que ha visto o leído la trilogía de las 50 sombras de Grey y en consecuencia te ha pedido de forma directa o indirecta que quiere que te conviertas en su Christian y ella ser tu Anastassia durante unas horas?

No eres el único, además estamos seguros que algo de morbo debe producirte la idea, así que hoy te ayudaremos a hacer vuestra fantasía realidad.

Primero, derribemos mitos y conozcamos la realidad.

Esta práctica se basa en un intercambio consensuado de poderes, la coerción no tiene nada que ver en este asunto, mucho menos la humillación de ningún tipo, sino más bien se trata de erotizar los juegos de poder.

Existen muchos prejuicios alrededor de este tipo de práctica, mayormente por desconocimiento, algunos de ellos alimentados por las definiciones de la palabra sadomasoquismo o incluso por la misma historia de Christian y Anastassia.

  • Las personas que disfrutan este tipo de prácticas no tienen porque haber sufrido ningún tipo de trauma o tener ningún tipo de trastorno psíquico/emocional, en la mayoría de los casos donde se ejecutan estas prácticas vemos parejas consolidadas que, buscando salir de la rutina, se adentran en nuevas experiencias. Este tipo de juegos requiere intimidad emocional y mucha confianza, de lo contrario sería imposible llevarlos a cabo de manera satisfactoria para ambas partes.
  • Como en cualquier juego de roles, el sexo sadomasoquista representa una fuerte conexión con nuestras fantasías; en estas fantasías en las que asumes el rol de sumiso o dominador el juego de poderes es muy importante para la imaginación erótica y en consecuencia se convierte en algo sumamente satisfactorio.

Ahora bien, ¿qué pasa con el dolor?

Este es uno de los puntos más inquietantes. El sexo sadomasoquista no gira en torno al dolor, sino al hecho de dominar y ser dominado, aun así esta claro que existen actividades en las que las pequeñas dosis de dolor son el condimento generando sensaciones increíblemente intensas.

El contexto del juego, el entusiasmo, la carga erótica del juego, la sensación de control y descontrol logran convertir el dolor en placer. Hay que tomar en cuenta también que la excitación sexual afecta la percepción del dolor.

El sadomasoquismo es una expresión sexual compleja pero no deja de ser una práctica cotidiana para muchas personas. Muy a pesar de las historias que hayamos escuchado o leído no es algo a lo que haya que temer ni prejuzgar.

Preguntas y respuestas.

  • ¿Debo asumir un rol?

Sí, existen dos roles, el dominado y el dominador. Las parejas con más experiencia se fundamentan en los principios del BDSM (Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo), por ello establecen roles desde el principio y así los asumen en todas sus prácticas sexuales. Sin embargo las parejas que solo experimentan con el sadomasoquismo rotan los roles dentro de la actividad sexual muchas veces de manera espontánea.

  • ¿Debe doler?

Como explicamos anteriormente, no necesariamente. Pero en caso de sentir dolor, la excitación sexual y lo erótico del juego pueden convertir ese dolor en placer. También debemos tener en cuenta que el umbral de dolor en cada persona es diferente, por ello es recomendable establecer límites según lo que cada uno pueda soportar.

  • ¿Existen normas de seguridad que deba tener en cuenta?

Desde el principio cada miembro debe dejar claro y bien establecidos los límites a los que está dispuesto a llegar, así como dar su palabra de que cumplirá lo acordado. También se recomienda establecer una “palabra de seguridad”. Ésta indica un cese en los roles de cada uno, especialmente del dominante.

  • ¿Debo disfrazarme?

No necesariamente, depende de cada pareja y de cómo queráis vivir la experiencia. Sin embargo deben saber que la lencería erótica le da un plus voyerista a la práctica sadomasoquista.

  • ¿Que juguetes puedo usar?

Los más usados dentro de estas prácticas son: máscaras, esposas, cadenas, pinzas para pezones, mordazas, cuerdas, fustas y látigos. Lo más importante es comenzar a utilizarlos por mutuo acuerdo y manejarlos con cuidado si no se tiene experiencia, sobre todo las fustas y los látigos. Poco a poco les irán sacando mayor provecho.

  • ¿De verdad existen lugares dedicados exclusivamente al sadomasoquismo?

Puedes conseguir desde clubs privados hasta tiendas en los que encontrarás información y todos los complementos necesarios, incluyendo elementos de seguridad e higiene sexual. Si antes quieres solo un acercamiento, existen lugares donde se realizan encuentros bajo estas temáticas: fiestas, talleres, charlas, iniciaciones…

  • ¿Cuales son las prácticas más comunes dentro del sadomasoquismo?

La privación sensorial –no ver ni oír aumenta la sensibilidad corporal-, la inmovilización -limitar el movimiento de la pareja-, los azotes –estos deben aprender a impartirse ya que la idea es disfrutar, no lesionar a tu pareja-, etc.
Por lo tanto, si quieres incursionar en este mundo te recomendamos que comiences con cosas sencillas como la privación sensorial.

Cubre sus ojos con una venda y colócale unos auriculares con su música favorita y comienza a recorrer su cuerpo con caricias hasta que la hagas llegar al orgasmo. Otro juego de iniciación puede ser utilizar algunos amarres: la sensación de inmovilidad puede llegar a ser un poderoso estimulante. Puedes utilizar esposas, un cinturón o una corbata. El amarre siempre debe ser cómodo para la persona que quedará inmovilizada. Las nalgadas, cuya cantidad e intensidad dependerá de lo que establezca tu pareja de juegos… de ahí a la importancia de la comunicación y la confianza, recuerden establecer la palabra de seguridad.

Aquí te hemos dejado todas las claves, ¡ahora a por ello! ¡Atrevete! ¡Disfruta!

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *