Barcelona +34 609 84 65 24
  • en
  • es

Tus fantasías pueden hacerse realidad, o no. Tú decides. Sólo tú eres dueño de tu cuerpo y tu mente.

Suele pasar que tu mente va más allá de lo que crees capaz de hacer. Esas fantasías que jamás harías, pero que te vuelven loco. Quizás hay algunas que no podrás hacer o simplemente no querrás, pero ¿qué hay de malo en cumplir con las que sí están dentro de tus posibilidades? Y aún mejor, ¿qué hay de malo en dejarse llevar por esas fantasías, en regocijarse en ellas hasta llenarte de placer?

Tus fantasías más picantes

Fantaseas con llevártela a un cuarto oscuro, con desnudarla apasionadamente mientras sus labios carnosos te besan. Fantaseas con jugar con ese trasero, azotarlo, poseerlo. Fantaseas con lamerla y luego penetrarla justo con la intensidad que la vuelve loca. Fantaseas con su cara de placer frente al espejo, con veros a los dos tan calientes.

Las mujeres tenemos muchas fantasías. Como nuestra querida Marta. Ella, como muchas mujeres, entiende el sexo  de una forma muy imaginativa.

Todos los detalles son importantes y nuestra mente tiene un papel imprescindible durante la excitación. Por eso muchas veces, si un hombre sabe dar con la fantasía de la mujer que tiene delante, puede llegar a volverla loca de placer y totalmente adicta a su sexo.

Generalmente nuestras fantasías son sencillas. No buscamos grandes proezas, simplemente ese juego, esa magia. A veces más romántica, otras veces más intensa. Cambiar de ritmo, cambiar de postura, una frase sucia en el momento preciso… Esa ropa, esa forma de quitarse la ropa, ese juguete, ese aceite, ese aroma…

Juega con tus fantasías

Déjate llevar por tus fantasías, deja que tu imaginación tome el control y te haga llegar a lo más alto.

Fantaseas con morder su oreja, con lamer sus senos, con explorar cada curva y cada rincón de ese cuerpo tan sensual. Esos pies, esos muslos, esas caderas que trotan sobre ti. Fantaseas al imaginar sus pechos desbocados y esos pezones tan hermosos que se han puesto erectos gracias a ti. Imaginando como muerde su labio mientras te mira con deseo, mientras gime en tu oreja y vuestra respiración se acelera.

Pero lo mejor es lo que ella esta pensando. Si lo supieras aun estarías más caliente. Por suerte en tu fantasía ella comparte contigo cada detalle. Lo cachonda que le pone tu olor, tu mirada y tus manos agarrándola. Lo caliente que se pone al rozar tu cuerpo, como se siente de húmeda al recibirte. Incluso te susurra a la oreja que cada noche recuerda lo bien que se lo haces y te desea en su cama .

Esa música de fondo acompañando la velada, esa luz tenue, ese calor que recorre vuestro cuerpo. Nada puede superar ese momento y tú ya estás a punto de alcanzar el clímax. Ella te toca justo ahí, tu le tocas justo allá y los dos os fundís en el orgasmo más grande que hayáis experimentado nunca. Sus gritos de placer se pueden oír en toda la casa, mientras tu manchas su cuerpo y su boca entreabierta.

Nunca es tarde para dejar volar tu fantasía, para llenarla de detalles, para compartirla con alguien especial que desee lo mismo que tú y tanto como tú. Cuando conectáis vuestras fantasías y éstas se vuelven realidad, se alcanza un estado tan intenso de placer que te parecería que jamás hayas disfrutado del sexo tanto como en ese preciso instante.

¿Cuáles son tus fantasías?

Vamos, suéltate, ¿qué te gustaría? ¿Que haga lo que quiera contigo?, ¿que te ate y te domine? ¿O quizás prefieres dominarme tú, estando yo vestida de cuero y con un antifaz?

¿Quieres compartir el momento con alguien más? ¿Que nos vean y se pongan calientes con nuestro juego? ¿Quieres dos mujeres frente a ti, dispuestas a enseñarte lo que es el placer de verdad? ¿Prefieres que te monte como si fuera una guerrera, o te gustaría más empotrarme por detrás sin piedad? Aunque en realidad, te asombrarías de lo flexible que puede ser una mujer, no censures ninguna posición, seguro que es posible. Cada ángulo tiene su morbo, y seguro que te encanta descubrir nuevas sensaciones.

En el sexo la fantasía y la realidad se unen. Se une la imaginación con lo carnal, lo místico con lo salvaje. No hay nada más excitante que ese sexo pleno, intrépido, sin limitaciones. No hay nada que le guste más a una mujer que cumplir las fantasías del hombre que tiene delante, siempre que ambos estén de acuerdo y él esté dispuesto a cumplir con las suyas. No tengas miedo y expresa lo que deseas en cada momento. Siéntete libre.

Fantaseas con hacerlo ahora mismo con esa chica tan hermosa. La llamas y acepta. Vuestros cuerpos se unen y juntos alcanzáis el máximo placer. Esta fantasía podría hacerse realidad, ¿lo sabes?

Sigue leyendo sobre fantasías en este artículo: Sueños eróticos o descubre a nuestras chicas para cumplir con tus fantasías más morbosas.

One comment on “Fantasías eróticas: ¿hasta dónde vas a llegar?”

  • Leave a cool comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *