Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

El cuerpo femenino está lleno de áreas sensibles que, estimuladas de manera correcta, lo llenarán de placer. Durante el juego previo es esencial concentrarse en estos puntos para que la chica se excite, mejore su lubricación y le sea más fácil alcanzar el orgasmo. Si deseas conocer cuáles son las zonas erógenas de la mujer, en escorts en Barcelona te las haremos saber.

Mapa sexual de la mujer

Las zonas erógenas de la mujer están distribuidas por todo su cuerpo, de la cabeza a los pies. Incluso jugar con su cabello puede ayudar a relajarse y dejarla dispuesta al sexo. Cuando los estímulos se limitan a los senos, el clítoris y la vagina la relación se puede volver aburrida para ella y poco placentera.

El secreto detrás de las zonas erógenas está en la cantidad de terminaciones nerviosas que allí se concentran, lo que las hace más sensibles. En general, las áreas son las mismas en todas las mujeres, pero cada quien tiene sus preferencias y les gusta que se les estimule de distintas maneras. Presta atención, prepara tu ruta hacia el placer con tu pareja y disfruten juntos de los beneficios del sexo.

Explora y activas sus zonas erógenas

Existen tres tipos de zonas erógenas tanto en hombres como en las mujeres. Las primarias son aquellas que deben ser excitadas para alcanzar el orgasmo, en este caso el clítoris y la vagina. Las secundarias y potenciales son aquellas que excitan y estimulan las primarias. El tacto, las vibraciones y la presión sobre ellas aumentan la sensación de placer.

Veamos cuáles son esas partes del cuerpo femenino a las que también debes prestar atención:

  • El cuello: la piel de esta zona es muy sensible a las caricias, los besos e incluso la respiración de la pareja. Puedes comenzar el jugueteo por allí y verás cómo responde ella. Al mismo tiempo puedes utilizar tus manos para estimular otras partes de su cuerpo como la espalda o los senos.
  • Los oídos: a muchas mujeres les gusta que le susurren cosas al oído, pero el tacto también es efectivo en esta zona. Puedes tocarlo con tus dedos, los labios o lamerlos. Cuidado con lo que haces con tu lengua, no se trata de perforarlos con ella porque a muchas no les gusta. Intenta ser sutil.
  • Los labios: ¿a tu acompañante le gusta besar? Lo más seguro es que la respuesta sea afirmativa y es que la boca es una de las zonas erógenas más importantes. No seas egoísta con los besos porque es uno de los caminos más seguros para excitarla.
  • Senos: a cada una le gusta que le toquen los senos y los pezones de distinta maneras: con delicadeza o con fuerza, averigua cómo lo prefiere tu pareja. Además de usar tus manos puedes mordisquearlos un poco.
  • Abdomen: el área entre los senos y el pubis es bastante sensible. A medida que te acerques más a la parte inferior, será más estimulante.
  • Nalgas: tocar, morder y besar esta zona lo disfrutarán ambos. Si ella es tímida haz que se sienta cómoda.
  • Muslos: la parte interior de las piernas está muy cerca de la zona íntima, acarícialos y acércate a su vagina sin llegar a tocarla. La sensación le encantará y aumentará la expectativa.
  • Rodillas: como lo lees, la parte trasera de las rodillas es muy sensible y, a pesar de eso, es una de las más abandonadas. Incluye esta zona en tus caricias, quizás con un masaje previo. Lo mismo sucede en el área interna de los codos.
  • Pies: ciertos puntos en los pies provocan reacciones eróticas al estimularlos. Además, los masajes ayudan a relajar a la pareja.
  • Perineo: esa pequeña área que se encuentra entre la vagina y el ano. La mayoría la pasa por alto sin enterarse lo sensible que puede llegar a ser. Presiónalo mientras la masturbas o durante el sexo oral para aumentar su placer.

¿Has tomado nota sobre las zonas erógenas de la mujer? Qué te parece si las exploras con una de nuestras acompañantes de lujo con las que tienes diversión asegurada.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *