Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Hoy por hoy, cada vez son más los motivos que llevan a una persona a contratar los servicios de una chica y disfrutar de su compañía en todos los sentidos posibles. A todos nos viene a la cabeza que si un hombre decide pagar a una mujer durante un cierto periodo de tiempo, lo más probable es que él busque recibir un servicio sexual a cambio. Esto es así en la mayoría de los casos, pero cada vez más se está tendiendo a contratar los servicios de una chica para simplemente gozar de su compañía y estar acompañado por ella durante el tiempo que estipulen ambas partes. Es interesante comprobar como esta tendencia se está expandiendo más y más entre los usuarios habituales de este tipo de servicios, por lo que nos vamos a centrar en comprobar las motivaciones y deseos de estas personas al decidir por voluntad propia que prefieren mantener una conversación con una mujer guapa antes que llevársela a la cama.

En primer lugar, habría que diferenciar los casos en los que se contrata a una escort para disfrutar de su compañía en privado, de los que se hace para que acuda a una fiesta o evento social y presumir así de pareja delante de los demás invitados. En el primer caso, se crea un momento íntimo junto a la chica acompañante en el que ambos saben que la cosa no va a ir a más, por lo que no se generan esos momentos tensos en los que tanto ella como él no saben muy bien en qué momento empezar a tener relaciones sexuales. En la mayoría de casos, el hombre que decide gozar de la compañía de estas profesionales ya no busca el sexo inmediato, sino el hecho de sentirse arropado, escuchado y atendido. En ocasiones, la soledad puede ser una sensación asfixiante y una válvula de escape puede ser el hecho de contar con una compañía agradable que te permita no sentirte solo.

Por el contrario, el papel de chica de compañía durante eventos y fiestas es ya algo habitual en nuestra sociedad actual. Siempre impresiona acudir a una reunión social de prestigio acompañado por una chica de gran belleza y grandes dominios sociales. Es muy probable que esta chica enseguida consiga entablar conversación con los demás asistentes y ganarse un hueco entre ellos, consiguiendo que el status social del hombre al que acompaña mejore por momentos. El nivel profesional de estas mujeres que ejercen de escorts es tan grande que nadie diría que se trata de una prostituta, acompañante de lujo ni nada por el estilo. En la mayoría de los casos se trata de mujeres cultas y preparadas, dispuestas a prestar su tiempo a cambio de una retribución económica bastante suculenta.

Aunque para ser sinceros, en la mayoría de casos en que se contrata a una chica de compañía, el objetivo final de dicho encuentro es que ambos terminen en la cama y practicando sexo a cambio de dinero. Es cierto que cada vez más se requieren los servicios de estas profesionales para hacer compañía al hombre, como si de una geisha se tratase, pero sigue siendo algo poco habitual aún. Y es que el morbo de practicar sexo con una perfecta desconocida a cambio de dinero sigue siendo muy atrayente para la mayoría de hombres, que no quieren renunciar a su ración de sexo salvaje y desinhibido a cambio de una conversación, por ejemplo. Además, en estos casos siempre se tienda a realizar prácticas sexuales que el hombre que contrata los servicios de la prostituta nunca pediría a ninguna otra mujer. El hecho de pagar una cuantía de dinero y seleccionar la postura sexual o el género que se desea practicar da una tranquilidad extra al hombre, que ha decidido pagar por un servicio en concreto y no muestra  reparos a la hora de exigir que se lo realicen con la mejor técnica posible.

Así pues, podemos comprobar que las motivaciones que llevan a un hombre a contratar los servicios de una mujer para que le haga compañía son muchos y variados. Cada persona tiene sus motivos al respecto, por lo que nos hemos podido hacer una idea de que dependiendo de las preferencias y gustos sexuales, se tenderá a solicitar un tipo de servicio u otro.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *