Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Vivimos en un mundo lleno de preocupaciones. A veces parece que entramos en una espiral de problemas de la que no podemos salir por más que lo intentemos, y eso nos puede llegar a bloquear en todos los aspectos. Por eso, aunque parezca que esta sociedad nos empuja a seguir hacia delante porque no tenemos ni un segundo para mirar atrás, es bueno pararse un momento cómo afrontar las complicaciones a las que nos enfrentamos. Y el sexo puede ser la mejor solución.

Sexo para olvidar los problemas

Para evadirte de tus problemas, lo mejor que puedes hacer es despejar la mente. Hay quienes optan por cerrar los ojos y pensar en un lugar feliz. Otros, directamente se cogen unas vacaciones. Pero no sirve con buscar una relajación mental, sino que el cuerpo también debe sentirse relajado para despojarse de todos los factores que están contribuyendo a tu bloqueo. A nadie se le escapa que un buen polvo de reconciliación es una de las mejores maneras de sostener una relación y fortalecer sus vínculos; aunque también hay ocasiones en que es mejor salir y buscar fuera de la pareja lo que te falta.

Lo que es obvio y está científicamente probado es que la actividad sexual, especialmente al llegar al momento del orgasmo, actúa como un elemento sanador beneficioso tanto en el aspecto mental como físicamente. De este modo, tienes que hacer todo lo que esté en tu mano para introducir en tu vida rutinas y mecanismos que te permitan encontrarte a gusto y sentir que no te falta nada, porque el problema de los problemas, valga la redundancia, es que tienden a acumularse y convertirse en una gran bola que nos nubla el horizonte. De ahí que sea tan importante pararse un momento y dedicar el tiempo suficiente a atajarlos según se presentan, ya que si no eres capaz de lidiar con ellos, pronto te encontrarás en esa situación de estrés tan difícil de escapar.

La falta de actividad sexual es una de las principales causas de frustración. Es un componente vital dentro del desarrollo normal de una persona y hay que darle la importancia que se merece. Por eso, si quieres tener una vida plena, no puedes descuidarte del sexo, igual que tienes que comer o respirar. Al fin y al cabo, somos animales que debemos satisfacer nuestros más bajos instintos. De todos modos, practicar sexo no significa inevitablemente que no vaya a haber ningún problema. Si tus relaciones tienen lugar simplemente por rutina o para cumplir el expediente, es posible que te sientas igual de insatisfecho que alguien que solo lo hace una vez al mes.

Tanto si tienes una pareja estable como si no, es muy recomendable salir de “sota, caballo y rey”, porque eso te permitirá liberar tu mente y dar rienda suelta a tu imaginación. El deseo se comporta de una manera muy peculiar, y siempre hay que buscar nuevas formas para satisfacer a la otra persona, así como a uno mismo, por lo que pedir que te hagan cosas diferentes o que te sorprendan también te ayudará enormemente a gozar de una vida sexual plenamente satisfactoria. Todos los componentes novedosos que se vayan incorporando contribuirán a que percibas el sexo como placentero y necesario, no como algo para lo que haya que hacer tiempo, tiempo que nunca tenemos. Sin embargo, cualquier ocasión puede ser buena para un encuentro sexual. No hay que esperar al fin de semana o a la hora de acostarse; haz una visita sorpresa para un encuentro rápido, rompe la barrera de la distancia practicando cibersexo o aprovecha un momento de intimidad para masturbarte.

En definitiva, no se puede negar que el sexo tiene muchas funciones más allá de la de procrear. Sirve para divertirse, para desconectar, para ponerse contentos, para echar unas risas, para gozar, para un largo etcétera que nos lleva inevitablemente a una sensación de paz y tranquilidad que, por unos momentos, nos hará olvidar esos problemas de los que de otra manera no podemos escapar. Por muchas pastillas que te receten, no hay nada como el contacto íntimo entre dos personas (o más) para despejar la mente y dejar atrás todas aquellas preocupaciones que se empeñan en amargarte. Pero recuerda que, con sexo, la vida puede ser maravillosa.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *