Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Se ha oído mucho sobre ello, pero no está nunca de más hacer un poco de recopilatorio sobre las mejores posturas sexuales para mujeres embarazadas. Y es que, no nos engañemos, a ninguno de los dos le apetece la idea de estar nueve meses sin sexo (más los posteriores de la cuarentena) pero debemos entender que el cuerpo no pasa siempre por los mismos momentos de excitación y es normal que al libido sube y baje como una montaña rusa. Además, también hay que tener en cuenta que ciertas posiciones pueden ser más o menos cómodas, sobre todo a medida que se acerca la hora de parir. Y bueno, que mejor que conocer un poco más el tema, ¿no? Hemos querido recuperar un artículo publicado en el blog de padres primerizos mibebeyyo, en donde se hablan de las mejores posturas a tener en cuenta.

Embarazo y sexo, binomio posible

Según los estudios, hay casi un 50% de parejas que no practican sexo mientras dura la creación de la nueva persona. Los motivos son varios, pero el principal es que se tiene miedo de hacer daño al feto, que no sea que con una buena embestida o según en qué posiciones se pueda perjudicar al bebé. Pero esto tiene que superarse poco a poco, porque en el fondo si no se practica es peor, ya que la relación se enfría… y es justamente en esos momentos en los que se tiene que estar más unido el uno del otro, ya que se trata de un momento muy íntimo que es muy bonito de compartir. Y más si es con amor y sexo.

Algunas ventajas más

Dicho lo dicho, hay algunas ventajas más que vale la pena conocer:

  1. Reafirmar su papel en la relación y prepararse como madre sin perder ni un grado de sensualidad. Y es que, mantener la sensación de erotismo es un punto muy a favor para las parejas, porque sentirse deseado es el pilar básico para que toda relación funcione.
  2. A partir del segundo trimestre de embarazo las mujeres se excitan más rápidamente y tienen más ganas de practicar sexo. ¿No es una idea genial que se debe aprovechar? Esto pasa principalmente porque aumenta la vascularización y la vasocongestión de los órganos genitales.
  3. Las mujeres embarazadas, curiosamente, se sueltan más, por lo que se traduce en que es mucho más fácil de que se tengan orgasmos de una forma más rápida (no hace falta recordar lo complicado que puede resultar a veces conseguir que una mujer llegue al orgasmo, ¿no?
  4. El cuerpo se mueve… obviedad, pero certero. Hacer el amor es como practicar gimnasia (en cierto modo) y practicarlo a menudo puede ayudar a que se estimule la circulación sanguínea y se pueda aliviar tensiones producidas por el embarazo. Además, se liberan muchas endorfinas y eso hace que se esté de más buen humor, sin estrés y sin tanta tensión encima.

Un par de posturas que nunca fallan

  • La postura del misionero: ¿quién no la ha practicado alguna vez? Es la más fácil y la más cómoda para la mujer, ya que ella solo tiene que tumbarse boca arriba y abrir las piernas. Eso sí, a partir del quinto mes ya es un poco más complicado y es mejor no hacerla, ya que con la barriga es un poco más peligroso. Pero los primeros meses, ideal.
  • La postura del perrito: es cuando la mujer está a cuatro patas y el hombre entra por detrás. Es práctica porque la barriga queda a salvo y no se tiene la sensación de aplastamiento (tal y como puede pasar con la postura mencionada anteriormente).

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *