Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

La capacidad de tener orgasmos múltiples siempre se ha vinculado a la mujer. No es extraño: ellas suelen conseguirlo de distintas maneras (el orgasmo femenino es mucho más complejo que el masculino, sin lugar a dudas) y pueden tener más de uno a la vez o varios en una sola sesión, algo bastante difícil en el caso de los hombres. Pero bueno, que sea difícil no quiere decir que sea imposible: se puede ser hombre y ser multiorgásmico, eso sí, tendrás que dar todo de tu parte si quieres conseguirlo. ¡Nadie asegura que esto sea fácil!

Buscando la multiorgasmicidad

(Puede ser que la palabra nos la hayamos inventado, pero en todo caso ya sabéis a lo que nos referimos). Existen varias páginas web con consejos para conseguirlo. Un ejemplo es esta de aquí, en donde se proponen algunos ejercicios prácticos. Veamos.

En primer lugar, tenemos que definir y limitar un poco el significado del multiorgasmo. En las mujeres suele ser una cosa y en los hombres, otra. Las mujeres pueden (y suelen) tener varios orgasmos a la vez, aunque en realidad son uno detrás de otro de una forma muy seguida. Para los hombre sería un poco lo mismo, pero en este caso se incluirían los periodos de no-eyaculación. El caso es fácil de entender: no se puede eyacular muy seguido, pero que no se eyacule no significa que no se pueda tener un orgasmo (esto es importante destacarlo porque a veces se olvida y se da por supuesto que si no hay corrida no ha habido orgasmo). Si como hombre quieres tener varios orgasmos en una sola sesión, tendrás que aprender a controlar esto: ser capaz de parar el orgasmo cuando esté a punto de realizarse pero que ello no signifique que pierdas la capacidad de obtener placer.

Cuestión de práctica

Son varios los estudios que han investigado el sistema. Uno de ellos (quizá el más conocido) es el que se publicó en la revista “Journal of Sex Education and Therapy”, en donde uno de los sujetos llegó a tener hasta seis orgasmos en poco más de media hora. Esto implica que evidentemente no se corrió seis veces, claro, pero también significa que durante todo el periodo de tiempo no perdió la erección.

Pero claro, no es fácil. Tampoco para las mujeres es fácil, por ejemplo, realizar un squirt (eyaculación femenina) pero nadie indica que sea imposible. La genética puede ayudar en ello, pero si realmente quiries probarlo, ya podéis empezar: debemos aprender a fortalecer los músculos pélvicos, que son aquellos que se tensan en el momento clave (y que son, además, los que nos ayudan a controlar las ganas de orinar). Para hacerlo deberemos tener en cuenta los ejercicios Kegel.

El nombre proviene de su “inventor”, Arnold Kegel, un ginecólogo que a mediados del siglo pasado (s.XX) diseñó unos ejercicios para tal problema. Casualmente estos ejercicios también son muy validos para las mujeres que tienen problemas para conseguir el orgasmo.

¿Cómo hacer los ejercicios Kegel?

Hay que tener en cuenta cuatro factores importantes:

  1. En primer lugar, debemos aprender a ubicarlos. Sabemos que la zona genital a veces puede resultar un poco compleja (empezar a hablar del punto G ahora mismo sería irse muy por las ramas, ¿no?). El truco está en que, cuando vayamos a mear, frenar de golpe la caída de la orina y fijarnos en que zona se produce más tensión. Ojo, no lo hagáis muchas veces porque a la larga es malo para la vejiga.
  2. Aprende a hacer bien los ejercicios Kegel. Hay que tensar la zona varios segundos y luego proceder a la relajación. Hay que repetirlo varias veces e intentar hacerlo bien, por lo que te recomendamos que lesas bien acerca de ello.
  3. La concentración es importante: tenemos que estar por lo que tenemos que estar. Nada de pensar en otras cosas ni querer ir rápido para pasar a la siguiente fase. Todo requiere su debido tiempo.
  4. Ser constantes: no se trata de una cosa de hoy para mañana. Si queremos buenos resultados deberemos practicar varias veces al día y durante un periodo de tiempo concreto. Si lo dejamos pasar no habrán servido para nada tantos esfuerzos.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *