Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Antes de empezar, decir simplemente que no hay nada bueno ni nada malo en las cosas que hagamos respecto al sexo. Aquí solamente damos a conocer opiniones o puntos de vista, luego lo que hace cada uno en su casa (solo o en pareja) es cosa suya. Ver porno en pareja puede ser una muy buena idea o no, eso ya dependerá de muchos factores y de cómo seáis como pareja: las hay muy abiertas pero también muy cerradas. Algunas se sentirán incómodas mientras que otras lo aprovecharán para inspirarse, coger ideas y luego ir a la cama más calientes que nunca a poner en práctica lo que se ha visto en pantalla.

Ver porno con nuestra pareja

Si sois de los que os gusta verlo, lo disfrutaréis mucho. No hay nada como ponerse algunos vídeos que sepáis que os puedan gustar a ambos y disfrutar con ello. Hay un montón para escoger, podéis mirar aquellos que coincidan con vuestros gustos más secretos o incluso descubrir nuevas prácticas sexuales o posturas que nunca hubierais imaginado.

Pero, ¿qué pasa cuando no estáis acostumbrados a ello? El portal iMujer nos ofrece algunos consejos para evitar que la situación se haga muy incómoda:

  • En primer lugar, usa el diálogo. Si nunca lo habéis hecho juntos (lo de ver porno) es mejor que antes de que pases a la acción le preguntes si le gustaría. Hoy en día la mayoría de mujeres miran porno: atrás se ha quedado la idea de que solo les gusta a los hombres. Aún así, quizá es una cosa que prefiera hacer ella sola y que por tanto no le apetezca. Si sabes bien que le gusta y que suele verlos, podrías saltarte este primer paso, pero mejor hacer las cosas bien, ¿no?
  • Empezad por cosas que os gusten: cuando por fin deis el paso de ver porno juntos, lo importante es asegurarse la comodidad. Si empezáis por coas bizarras o porno muy duro y extraño quizá vaya mal (o quizá no, eh) pero quizá se lo toma como una indirecta de que queréis practicar ese tipo de cosas y se incomoda rápidamente. No, mejor ir a lo seguro. Busca algún vídeo en donde sepas que el actor le va a gustar seguro o que se trata de un ambiente asumible. Es decir: no empecéis por un vídeo en donde la actividad principal sea el BDSM y el lugar de rodaje sea una mazmorra llena de cuerdas y arneses.
  • No os quedéis pasmados: ver porno de una forma rígida será muy frío. Si os quedáis como dos pasmarotes será como si cada uno lo estuviera viendo de forma individual ¡y así no vale la pena de hacer el esfuerzo de verlo juntos! Lo ideal es irse tocando, comentando lo que veis un poco en pantalla, intentar hacer algo. Lo mejor, de hecho, es usar las pelis porno para los preliminares. No haya nada como ver contenido subido de tono para hacer una buena mamada o cunnilingus o darlo todo con los masajes eróticos. Este tipo de cosas ayudan a ponernos a cien y a que la situación no sea para nada tensa.
  • Y en cuanto acabe… ¡a ponerse en práctica! Seguramente os habrán entrado ganas, ya sea por el mero hecho de imitarlos o bien para poner en práctica algunas de las cosas que se han visto. No hay nada como buscar la inspiración, ya que si no se acaban haciendo siempre las mismas cosas y eso a la larga es muy malo para la relación de pareja, que se va consumiendo poco a poco y acaba por deshacerse completamente.

Hay portales que ofrecen ya selecciones de vídeo especialmente pensados para ver en pareja. Seguro que si empezáis por ahí acertáis.i

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *