Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

¿Sabéis lo que es una shag bag? Quizá por ese nombre no os suene, pero seguramente hayáis preparado más de una en vuestra vida. Se trata de ese neceser de carácter completo que solemos preparar cuando vamos a pasar una noche fuera de casa. Normalmente su diferencia con otros neceseres es que este está enfocado básicamente al sexo, es decir: que lo llevamos encima por si acaso encontramos un “buen plan” para acabar en casa de otra persona.

Se dice y se comenta siempre que el elemento básico de este tipo de bolsa es el preservativo. Esto no lo negaremos, pero no es el único elemento que debe estar dentro. En este artículo se pueden ver algunos de los elementos que debemos meter sí o sí en nuestra shag bag.

¿Qué meter en nuestra shag bag?

Nuestro “bolso para el sexo” debería ser lo más completo posible. Está claro que dependerá mucho de la medida del neceser y del bolso general, pero para hacernos una mínima idea, esto es todo lo que tendríamos que poner dentro:

  • Preservativos: vale, si, lo hemos dicho antes y lo repetimos ahora. Son imprescindibles, nunca se sabe donde puedes acabar la noche o con quien. Llevar un par de ellos nos puede salvar de muchas situaciones.
  • Pasta y cepillo de dientes. La higiene bucal es necesaria, y más si tenemos previsto levantarnos al día siguiente en una casa que no es la nuestra. Imagínate que tienes que ir a trabajar o lo que sea: no irás sin haberte lavado los dientes, ¿verdad? Si ves que tienes poco espacio prioriza el cepillo, ya que vayas donde vayas seguramente que pasta ya tenga. Mira un poco las ofertas que existen de packs de viaje, hay sets completos a muy bien de precio.
  • Perfumes y colonias pequeñas. Un poco de perfume y buen olor no está de más. ¿Sabes cuándo vas a los centros comerciales y te ofrecen esas pequeñas muestras comerciales? Guárdalas porque para estas ocasiones te van de perlas. Lo mismo con los botecitos de muestra que te dan en los hoteles y demás. No ocupan demasiado espacio y permitirán que huelas bien.
  • Gafas de sol: no son imprescindibles pero si tienes espacio no está de más. Si la noche se alarga y dormís poco, unas buenas gafas oscuras no se chivarán de la noche loca que has pasado.
  • Ropa interior mínima: ni que sea unas bragas y unos calcetines. No hay nada más horroroso que despertar al día siguiente y no poderse cambiar la ropa interior. Si tuvieras más espacio puedes incluso coger algo más, pero con unos mínimos ya vas servida. Al menos para la primera noche!
  • Goma de pelo: más que nada porque después de una noche salvaje, el pelo ya no es lo que era. Si te lo puedes recoger con una coleta, mucho mejor.
  • Cargador del móvil: parece una tontería, pero todos sabemos que no lo es. Las beterías del móvil duran relativamente poco, y seguramente no aguantaría 24 horas. No te puedes arriesgar a que llegues a casa del otro y no tenga el mismo cargador que tu. Por lo poco que ocupa, es mejor llevarlo siempre encima. Nunca se sabe en qué momento necesitarás llamar.
  • Desodorante: otro indispensable. Aquí sí que no debes fallar, llevar un bote pequeño no supone mucho problema de espacio y en cambio te salvará bastante el día siguiente. Normalmente los pequeños son los de roll-on, pero también hay ediciones especiales de viaje de los que normalmente son en spray.
  • Toallitas faciales para quitar el maquillaje: es lo último que añadiremos, pero también es bastante imprescindible. Si sueles ir maquillada cuando sales, te será muy práctico llevar dos o tres toallitas de estas húmedas (las suelen vender en pequeños lotes para facilitar precisamente su portabilidad).

Dicho todo esto, creemos que ya podéis haceros una shagbag para cualquier tipo de ocasión que pueda surgir. ¡Nunca más os pillará la improvisación!

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *