Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Cuando hablamos de llegar al orgasmo, normalmente nos referimos al género femenino. En lo habitual, los hombres no suelen tener este tipo de problemas (al contrario, a veces lo tienen “demasiado rápido”), aunque lo cierto es que hay de todo. Sea como sea, en este artículo nos centraremos en los consejos que se pueden dar para que una mujer pueda llegar fácilmente al orgasmo.

Llegar al orgasmo puede resultar complicado

Es cierto que la mayoría de mujeres tienen problemas para llegar a ello. Aunque son pocas las que no lo han conseguido nunca (que esto ya se trata de un problema diferente del cual no hablaremos aquí ahora), la mayoría acaban el acto sexual sin haber llegado. Cuando hay buena comunicación con la pareja es más fácil, porque sabe que “teclas debe tocar” para conseguirlo o que debe hacer para que la mujer se excite. Otras veces no hay hombre que valga y es la mujer quien debe acabar ella sola por no conseguir que  nadie externo a su cuerpo lo consiga. En fin, puede ser complicado, es cierto. Pero estamos de suerte, porque hay trucos y consejos que pueden ayudar. ¿Quieres saber cuáles?

  • DIY: es decir, do-it-yourself, háztelo tú misma. A veces, como ya hemos dicho, la mejor forma de llegar al clímax es explorando tu misma tu propio cuerpo. Para recibir placer externo debemos conocer al máximo nuestros puntos fuertes y débiles, por lo que una autoexploración nos ayudará a marcar el camino hacia el éxito.
  • Ambiente conocido: lo mejor para conseguir nuestros propósitos es estar en un entorno seguro. Estar por ejemplo en un sitio en el que no nos sentimos cómodos puede hacer aumentar el nivel de estrés, seamos o no seamos conscientes del todo. Una buena idea es estar en la habitación en donde estamos siempre, hasta que al menos hayamos conseguido que la cosa funcione. No es ninguna vergüenza no llegar bien o no llegar siempre, ¡al contrario!
  • Buena alimentación: se dice que somos lo que comemos, y nunca mejor dicho. Algunos estudios han revelado que nuestra salud sexual está muy vinculada a los alimentos que ingerimos día tras día. De hecho, a muchos hombres que tienen problemas sexuales se les ofrece una dieta para ver si mejoran los problemas. En estos casos es mejor consultar con algún profesional y contarle lo que nos pasa para que nos recomiende los alimentos que mejor nos podrían funcionar.
  • Sin presión, ni por parte tuya ni por parte suya. A veces somos nosotras mismas las que nos sentimos presionadas, mientras que a veces son ellos los que –aún sin querer-, desean poder correrse al mismo tiempo. El “llegar al mismo tiempo” que tanto anhelan algunos. Esto es un enemigo total: la presión lo único que conseguirá es que nos pongamos más nerviosas… y a más nervios, menos objetivos.
  • Todo el cuerpo es receptivo: es un error pensar que se puede llegar al orgasmo solo con la penetración. Por suerte, son pocas las personas que así lo piensan. El cuerpo femenino es un gran receptivo: solo en la zona genital tenemos el clítoris, la vagina, el ano… por lo que la estimulación puede ser múltiple, ya que podemos actuar con los dedos, la lengua, etc. Luego tampoco hay que olvidar otras cosas como los pechos o, en casos bastante extendidos, la espalda, el lóbulo de las orejas, el cuello… es ir jugando y explorar para saber cuál es la mejor zona.

En esta web se citan algunos datos que son interesantes, como por ejemplo, que el 47% de las mujeres llegan por primera vez al orgasmo gracias a la masturbación, el 32% con el acto sexual, el 20% con caricias y, atención, el 1% durmiendo. De todas formas, repetimos una de las cosas más importantes: la presión no nos conviene, el orgasmo saldrá de dentro cuando el cuerpo esté relajado y preparado para ello. En caso de dudas o de no llegar nunca, entonces sí que podría ser un problema y más valdría consultar con un especialista, pero más que nada por gozar del momento y no perderse los placeres de la vida.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *