Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Seguramente habréis visto alguna vez alguno de esos vídeos que corren por la red y en donde aparecen mujeres teniendo unas eyaculaciones muy escandalosas. Son lo que se llaman popularmente como “squirts“, y aunque parecen imposibles, lo cierto es que casi todas las mujeres pueden (o deberían) llegar a ello si se lo proponen. Eso sí hace falta saber cómo hacerlo y cómo estimular bien. Pero bueno, Roma tampoco se hizo en dos días, ¿no?

Cómo llegar al squirt

Cómo ya hemos dicho la cosa no es fácil. Sacar un chorro como el que aparece en la mayoría de vídeos requiere una práctica y una técnica que al principio puede costar. Pero la teoría está ahí: al igual que los hombres, todas las mujeres tenemos una especie de próstata que nos permite que, al igual que ellos, podamos eyacular. Se trata de que se la pueda estimular bien para que se excite y por tanto se hinche, lo que genera que luego “explote”.

Pero atención, no confundamos las cosas: no existe una sola manera de eyacular en las mujeres. Tal y como advierten en la página enFemenino, existen dos tipos: en primer lugar la que todo el mundo conoce, es decir, aquella que casi nadie se da cuenta de ello. En estos casos la mujer llega al orgasmo y suelta un liquido blanco (no tan espeso como el esperma) pero en muy poca cantidad, por lo que a veces se confunde y no se le presta más atención. Y luego está el squirt, que sería cuando se explusa una gran cantidad de líquido (algunos lo comparan hasta con una fuente).

Si bien la mayoría de mujeres pueden llegar a soltar este tipo de chorros, hay algunas que no podrán a causa de sus glándulas Skene, que son las que se vinculan directamente con el punto G de las mujeres y cada una de ellas las tiene de un tamaño diferente. Si una mujer tiene estas glándulas más pequeñas de lo habitual, entonces difícilmente podrá expulsar una gran cantidad de líquido.

En la misma web citada anteriormente se dan algunas de las claves para poder llegar a ello:

  • En primer lugar, debes aprender a relajarte: nada conseguirás si estás tensa o si piensas continuamente en si lo conseguirás o no. Se trata de intentar poner la mente en blanco y dedicarse solamente al placer de disfrutar. Relaja tus músculos y ponte cómoda, lo máximo que puedas.
  • Estar motivadas y excitadas: evidentemente, si estás pensando en otras cosas o no estás excitada, no lo conseguirás. Tanto si lo estás intentando tu sola como si lo estás intentando probar con una pareja, la excitación previa debe existir, por lo que no se puede ir directamente al grano y esperar milagros. Tampoco se tiene que estar con la idea de que tu cuerpo no lo conseguirá: simplemente pruébalo y sino funciona no pasa nada: habrás disfrutado por el camino.
  • Uso de lubricante: no es esencial pero puede ayudar bastante. Si la zona está un poco seca podemos ayudarnos de lubricantes para ayudar a que todo fluya mejor. Pensad que debe haber mucho contacto y el uso de geles lubricantes facilita el movimiento.
  • No te olvides del clítoris: se trata sin duda de una parte importantísima para conseguir el squirt. Debemos masajear la zona a consciencia, despacito al principio y un poco más rápido después. El hecho de ir combinando movimientos y ritmos nos puede ayudar bastante.
  • Penetración: pero ojo, con los dedos. Y eso sirve para una misma y para la persona con quien estés. La penetración te la debe hacer con sus propios dedos y buscando la zona que te haga excitar más. Lo ideal es ir combinando la estimulación del clítoris (exterior) y la estimulación de las glándulas Skene y la zona G (interior).

A medida que se va estimulando se va notando más y más placer hasta que llega un punto que la cosa “explota”, por decirlo de alguna manera. Normalmente antes de ello se nota como que se tienen muchas ganas de orinar, o sea que si os pasa eso no os preocupéis, que significa que vais por el buen camino.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *