Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Cuando se termina un año, es muy habitual encontrar estadísticas de todo tipo: cuáles han sido los libros más vendidos, cuáles han sido las películas más taquilleras, qué noticias han sido las más vistas y las más comentadas o compartidas, etc. Pero sin duda hay algunos datos que nos interesan más que otros, y teniendo en cuenta la temática de este blog, nos centraremos en las estadísticas de consumo pornográfico. Sí, es normal que todo esto se mida, todos sabemos de sobras que el porno mueve cantidades millonarias de dinero. Es lógico querer saber por donde van los tiros.

Estadísticas pornográficas

El gran gigante Pornhub es uno de los impulsores de este tipo de estadísticas. Gracias a unas infografías muy claras y concisas, podemos saber cuales han sido las tendencias anuales o cuáles son las cosas que más han gustado. También, claro está, conocer mejor los hábitos sexuales de los ciudadanos de varios países. Sin ir más lejos, son muchos los portales que han analizado estos datos y se puede decir que todos más o menos hay llegado a las mismas conclusiones: somos lo que popularmente se conocer como unos calentorros.

No es de extrañar que cada vez sea más fácil elaborar este tipo de documentos. Pensad que la mayoría de cosas que hacemos con nuestro ordenador queda registrado en alguna parte. Vivimos en plena época de BigData, una época en donde todos nuestros movimientos están monitorizados. Con solo llevar nuestro móvil encima pueden saber por donde hemos pasado, en qué lugares hemos intentado buscar wifi, cuáles son nuestros gustos (basándose en nuestras búsquedas y mil cosas más), qué música escuchamos… vaya, que se podría decir que nuestro rastro digital es tan inmenso que ni nosotros mismos sabemos que información tienen de nosotros. ¿Cómo no van a saber el porno que nos gusta? cada vez que haces clic en un vídeo amateur, por ejemplo, en alguna parte sabrán que te gustan este tipo de cosas. O, al menos, que le has mostrado cierto interés. Si luego vuelves a buscar el mismo tema ya es una cosa fija y pueden dar por hecho de que a ti te gusta tal cosa. ¿Peligroso? según como lo puedas llegar a ver, sí.

Estos son algunos datos curiosos:

  • Gran parte del porno mundial se consume en los países nórdicos. Se pueden realizar miles de teorías al respeto, pero parece que la que gusta más es la razón por la cual son un país rico (aunque no negaremos que cuando las temperaturas exteriores son bajas es muy fácil buscar cosas que hacer dentro de casa)
  • El portal citado anteriormente ha tenido más de 21 millones de visitas, que se transforman en casi 88.000 vídeos vistos y casi 2.000 petabytes consumidos.
  • El tiempo que estamos delante de la pantalla también varia de un país a otro. En algunos países europeos la media es de 7 minutos. Es casi una media global, aunque algunos países se escapan de ello: en México con cinco minutos tienen suficiente mientras que en Estados Unidos o Australia, la cosa llega hasta los diez.
  • Otra cosa interesante son las palabras clave utilizadas. Hasta ahora el término “adolescente” (en inglés) había sido siempre el campeón de las búsquedas, pero este año ha habido un cambio y los usuarios han preferido buscar lesbianas. Otro término que ha crecido de forma increíble es “giantess”, que son mujeres gigantes (usado mucho en el porno para relacionar mujeres muy grandotas con hombres bastante pequeñitos). En nuestro país sigue funcionando muy bien el tema de las maduras y este año ha crecido el hentai.
  • Por lo que a sexos se refiere, siguen siendo los hombres los que más se conectan para buscar este tipo de contenidos (España 26% VS 74%). Sigue siendo un mundo muy masculino, pero poco a poco parece que la tendencia es hacia el cambio. Las mujeres cada vez tienen menos complejos a la hora de airmar que ven porno (eso sí: varia mucho según el país en donde estemos y el grado de libertad sexual que exista).

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *