Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Una de las fobias que existen en el ámbito sexual es el llamado “miedo a la intimidad”, que es el que se pone de manifiesto cuando una persona siente una sensación negativa (que puede ser representada de varios modos) ante la situación de estar a punto de hacer algo con alguien.

Fobia a la intimidad sexual

Tal y como nos cuentan en el portal Womenshealth, se trata de una situación que puede generar muchos sentimientos negativos, tales como el rechazo por la situación o el propio cuerpo, el miedo a no saber estar a la altura o no saber qué hacer en cada momento, la ansiedad que supone pensar en ello, etc. Las causas pueden ser múltiples, pero normalmente se asocian a valores íntimos que tenga esta persona, muchas veces relacionado con sus creencias o con el tipo de educación / entorno con el que han crecido (aunque no necesariamente haya de ser esto).

Des del portal nos advierten también de no confundir este miedo con lo que llamamos “pudor”, ya que esto último es una cosa natural: la mayoría de personas sentimos un poco de vergüenza cuando nos tenemos que desnudar ante una persona que no conocemos mucho o con quien nos vemos poco… o en según también que situaciones (hacer algo que no habíamos hecho antes, por ejemplo). El pudor, en principio, es una cosa natural y debería ir desapareciendo poco a poco a medida que vamos avanzando en la relación.

Estos serían los miedos más comunes:

  • Estar en una relación: muchas personas, sobre todo hombres, sienten una especie de pánico al pensar en que de un encuentro pueda surgir una relación posterior. Se trata de un sentimiento inevitable que hace que no puedas disfrutar al máximo del momento y que por tanto estés más pensando en lo que vendrá que no en lo que tienes delante. El estrés diario ha contribuido a que el número de personas que sienten este tipo de fobias se incremente.
  • Miedo a ser penetrados: este miedo, que principalmente afecta a las mujeres pero también a hombres, surge cuando se piensa continuamente en el hecho de ser penetrados y todo lo que ello supone. Esto va relacionado con el siguiente punto:
  • Fobia al dolor: el posible dolor que puede provocar la penetración o alguna otra práctica sexual también hace que se incremente la aversión hacia el sexo y hacia los momentos íntimos. Hay personas que están con una persona y no se atreven a dar más pasos por miedo al posible dolor que sentirán al ser penetrados.
  • Pudor excesivo ante la desnudez: como ya hemos dicho en la introducción, el pudor es algo absolutamente natural, pero se complica cuando es excesivo. Una cosa es que te de cosa desnudarte si no conoces bien a la persona (primeras citas, ligues de una noche, etc.) la otra muy diferente es el no querer desnudarse casi nunca o incluso sentir agobio al hacerlo ante nuestra pareja habitual (os sorprenderías de la cantidad de personas que, aún conociéndose, apagan las luces o las bajan a la hora de desnudarse).
  • Sentirse inútil o no saber cómo actuar en cada momento: el pensar continuamente en lo que se debe hacer o en el cómo complacer a la persona que tenemos delante puede generar mucho estrés, sobre todo si se quiere que está persona sea algo más o bien sepamos que ha tenido buenas experiencias previas y queramos estar a la altura de las circunstancias.
  • No conocer bien nuestro cuerpo y sentir algún tipo de repulsión por las partes íntimas. Aquí se incluiría también la repulsión que puede generar el hecho de tener que tragar semen o algún otro fluido, tanto masculino como femenino.
  • Posibles traumas: este último caso es el más delicado y vendría a ser cuando se trata de un miedo causado por algún trauma (malas experiencias, abusos, etc.)

Existen, como ya hemos dicho, muchos más ejemplos: estos serían los principales y los más comunes. Cuando una persona se encuentra en alguna de estas situaciones, lo que debe hacer si quiere superarlo es hablarlo y reconocerlo. La ayuda de un profesional puede ir muy bien en determinadas ocasiones, por lo  que si ves que tienes serios problemas con algún punto, no está de más ponerse en manos de personas que os pueden ayudar.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *