Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Hace unos 20 años nadie se podría imaginar que en tan solo unos pocos años cambiaría tanto la manera d consumir sexo o de cómo las nuevas tecnologías nos ayudarían a saber más cosas sobre el sexo. Hasta aquel entonces, lo único que podías hacer era sexo por teléfono, leer revistas o pasarte horas en los sex-shops buscando material o visualizando videos eróticos de alquiler. Esto ha cambiado mucho,  y Internet es el “culpable” de todo ello.

Internet y el sexo

Hacemos un repaso de algunas de las cosas que han cambiado con la llegada de la red:

  • Ayuda a ligar a los tímidos: ¿qué pasa cuando una persona es tímida? Pues que le cuesta más ligar y, por tanto, practica poco el sexo. Internet ha revolucionado la vida de estas personas: ahora es mucho más fácil chatear con gente, mandarse fotos y videos y quedar una vez se ha roto la barrera de saber un poco más del otro. No hay demasiadas sorpresas: de vez en cuando puede haber alguna mentira, pero por lo general la gente que queda físicamente después de mucho tiempo hablando suele ser sincera. Además, de hecho no hace falta hablar mucho tiempo: los hay quienes con intercambiar un par de frases ya tienen suficiente para quedar con la persona. Sea como sea, los medios están allí, facilitando el contacto y la relación.
  • Encontrar personas con tus mismos gustos: imagínate que no te gusta lo convencional (o te gusta lo convencional pero también otras cosas) ¿cómo lo haces para encontrar personas que piensen lo mismo que tú y no caer en la etiqueta de salido o pervertido? Por ejemplo, antes de la llegada de Internet, ¿cómo las personas aficionadas por ejemplo al BDSM podían buscar con quien hacerlo? Evidentemente había recursos para ello, pero hoy hay MUCHOS más. Miles de foros, chats, blogs y portales temáticos de cualquier tema están allí esperándonos para cumplir cualquier fantasía que tengamos.
  • Ver videos sin tener que salir de casa. Esto es una de las grandes ventajas y las más aplaudidas (no en vano el sexo es la cosa más buscada en Internet y mueve millones de dólares cada día). Se acabó comprar y alquilar películas porno: los miles de portales existentes en Internet te pueden ayudar a saciar tus necesidades primarias. La mayoría de estas webs son gratuitas, aunque en algunas se tiene que pagar. Hay de todo y sin cesuras, para todo tipo de gustos y filias.
  • Saber más sobre algún tema concreto: ¿alguna vez has oído alguna palabra referente al sexo y por no preguntar y quedar mal te has quedado con las ganas de saber que significaba? Internet es una gran enciclopedia y los buscadores pueden ayudarnos a saciar todas las dudas que tengamos. Y no solamente sobre conceptos: podemos aprender nuevas técnicas, nuevas posturas… vamos, ideas no solo para elevar al máximo tu placer sino que además podrás sorprender a tu pareja enseñándole cosas que nunca ninguno de los dos os hubierais imaginado que lo haríais.
  • Facilita el contacto con los que están más lejos: esta frase bien se puede aplicar de forma general y sin tener nada que ver con el sexo, pero aplicada en este contexto lo que nos referimos es que con la llegada del cibersexo muchas parejas (o no parejas: desconocidos y demás!) pueden dar rienda suelta y sentirse como si estuvieran al lado. Se trata de una experiencia completa que no solo se limita a oír la voz (cosa que pasaba años atrás con el sexo telefónico) sino que además puedes ver videos.

Como veis, son muchas las opciones que se nos ofrecen y solamente depende  de nosotros el hecho de querer o no aprovecharlo. Simplemente que, en algunos casos, debemos tener sentido común: no dar datos sensibles, no pasar videos comprometidos en donde se nos pueda reconocer (aunque conozcamos a la persona: internet es un pozo y nunca sabes por donde saldrán los datos que envías). Con buen criterio y responsabilidad, se puede hacer de todo. Las herramientas están allí: ¡a disfrutar!

 

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *