Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Estos días corre por las redes sociales un vídeo muy impresionante sobre una eyaculación femenina. Se trata de un video en donde se ve a una formadora dando consejos de sexualidad y, a su lado, una mujer que va realizando todo lo que ella va diciendo. Quizá lo hayáis visto, aunque si no, seguramente habréis visto otro tipo de videos con este tipo de eyaculaciones. Son mucho más escandalosas que las masculinas, aunque no siempre se consiguen y, por supuesto, no siempre son igual de potentes.

La eyaculación femenina existe y es real

Son muchas las voces que se levantan ante este fenómeno, acusando de que no puede ser real. Lo sentimos por ellos, incrédulos, ya que no hay nada de mentira en esto. Muchas personas se piensan que es orina, incluso muchos hombres que lo han visto salir lo han pensado, por lo que resulta un momento un tanto incómodo para ellos y para ellas. Pero esto no debería ser así, ¡no! Debería ser motivo de alegría provocar este tipo de reacciones en un cuerpo femenino, no todo el mundo lo consigue… es más: son pocos los que lo consiguen.

Tal y como dice un artículo de El Confidencial, la eyaculación femenina está referenciada des de hace muchos años. Ya en las obras de Aristóteles e Hipócrates se mencionaba tal efecto, e incluso parece que también San Agustín se refería a ello cuando hablaba de las mujeres de Líbera.

Luchar contra el tabú

Sólo existe una manera de dar a conocer esto: luchando contra el tabú. Que no se hable de ello no significa que no exista. Debemos hablar de la eyaculación femenina como lo que es, sin que parezca algo inusual y que, mucho menos, se pueda creer que se trata de orina.

Una de las personas que más lucha para ello es la sexóloga Deborah Sundahl, autora del libro “Female Ejaculation and tge G-Spot”. En su libro se explican algunas cosas, pero sobre todo, se ayuda a que las mujeres conozcan mejor su cuerpo y se proporcionan consejos para poder llegar a ello. Básicamente se trataría de reforzar la musculación pélvica e ir haciendo ejercicios de estimulación para conseguir que fluya lo que ha de fluir.

La eyaculación femenina es una mezcla de cosas: podemos encontrar en ella un poco de glucosa, fructosa, fosfata ácida prostática y un poco de orina (¡solo un poco!) Vamos, que sería más o menos lo mismo que los hombres pero sin el semen.

En principio, según se cuenta, toda mujer es capaz de eyacular. Esto sería una base teórica, ya que luego –está claro- cada mujer tiene sus propias particularidades y características. Por estadística, la autora asegura que un 60% de féminas se aguantan la eyaculación para que no salga. Nosotros creemos que este dato es muy optimista, sobre todo teniendo en cuenta el porcentaje de mujeres que no saben ni tan solo que eso puede pasar. Lo que sí que pasa es que a veces se puede confundir con las ganas de orinar, por lo que ellas mismas se frenan. Esta sexóloga, cuando imparte clases, pide a sus alumnas que digan si alguna vez han ido al baño a medio acto sexual o al acabar: como más o menos siempre son el 60%, de allí sale la estadística.

¿Cómo conseguirlo?

Hay varios métodos, pero aquí solo hablaremos del método que recomienda la autora del libro que hemos citado hace un momento.

  • Primero de todo, hemos buscar el punto clave del placer. Lo que vendría a ser la próstata femenina. Propiamente no existe, pero tal y como ella dice se podría considerar que las glándulas de Skene lo son, por lo que lo ideal sería comprobarlo: se encuentran en el interior de la vagina, justo en las paredes anteriores, alrededor del orificio de la uretra (por eso también se relaciona tanto con las ganas de hacer pis).
  • Comprueba tu nivel de sensibilidad: aquí tienes que investigar tú misma. No haya como una misma para poder explorar el propio cuerpo y saber lo que nos conviene más o lo que nos gusta menos. Se trata de ir explorando y ver esos puntos que nos pueden dar más placer.
  • Ir sin miedo: cuando te vayas explorando y notes cosas no debes frenarte. Anque tengas muchas ganas de ir al baño sigue hasta al final, que igual consigues descubrir algo de ti que jamás hubieras pensado que pudiera estar.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *