Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

No nos engañemos: no hay muchos hombres que sepan hacer bien un cunnilingus. Tenemos que reconocer que se trata de todo un arte: para las mujeres, descubrir a un hombre que sabe jugar con la lengua lo suficientemente bien para llevarlas al éxtasis es toda una experiencia en sí, mientras que para los hombres, el saber encontrar la clave para no defraudar a la mujer que se tiene delante, también. Para solventar estos problemas y dudas, este artículo de hoy se centrará en los consejos básicos para hacer un buen cunnilingus. ¿Estás preparado?

El cunnilingus perfecto

Todo hombre (¡o mujer!) que desee realizar esta práctica, debe tener claro su objetivo: hacer explotar a la mujer con un fuerte orgasmo. Si nos fijamos este objetivo tan ambicioso, seguro que lo hacemos bien. Sabemos que es difícil conseguirlo a la primera, o a la segunda, pero toda intención es poca si el objetivo es bueno. Veamos:

  • Ponle pasión y motivación: este tipo de cosas no tienen que ser obligadas ni hacerlas con prisa. Cada cosa tiene su momento y aunque puede hacer gracia algún día hacerlo de forma muy rápida y en un sitio improvisto, lo mejor es que sea de forma calmada, disfrutando de cada momento. Lo ideal es que se ponga la pasión en los cinco sentidos.
  • No te olvides del resto del cuerpo: aunque nos centremos en sus partes más íntimas y en cómo usar la lengua para provocar placer infinito, ello no significa que tengamos que olvidar otras zonas. Con la lengua puedes explorar toda la zona genital (sobre todo el clítoris, pero sin abusar de ello), pero subir o bajar un poco también da mucho placer. No te olvides que también tienes dos manos, que puede servir para masajear parcialmente la zona o bien para acariciar sus pechos mientras tienes su cara metida entre sus dos piernas. Ella seguramente corresponderá de alguna forma, por lo que el momento puede ser muy bueno para los dos.
  • Comodidad: el sitio ideal para hacer un cunnilingus es una cosa muy subjetiva: para algunos les irá bien un sitio mientras que otros preferirán otro lugar. Nosotros solo recomendamos que sea un lugar cómodo, como cuando vas a hacer el amor. Idealmente podría ser un sofá o una cama, aunque ya esto irá a gustos de pareja e imaginación por romper con la rutina diaria.
  • Ritmo: el ritmo, al igual que la ubicación, será una cosa que dependerá de muchos factores y gustos. Hay varias maneras de entomarlo: por una parte podemos ser constantes con ello, es decir, que aunque sea lento o rápido mantengamos un poco la misma energía hasta que se acabe. También otra opción es la de usar varios ritmos, y de hecho es aconsejable. Poder empezar a ritmos suaves dedicando toda la atención posible al cuerpo femenino para luego coger energía y darle caña para que su agitación sea mayor…. Para luego volver al ritmo pausado y relajado. Como se quiera. Si queréis probar a veces vale la pena poner música muy floja para que acompañe la situación, ya que aparte de crear un buen clima nos puede ayudar a marcar el ritmo.
  • Higiene: es un punto casi obligatorio y no sabemos hasta qué punto vale la pena recordarlo, pero está claro que la higiene mínima es o-bli-ga-to-ria. Tanto para unos como para otros: las mujeres deben tener limpia la zona genital para que sea mucho más agradable meter la lengua allí, mientras que ellos deben tener la boca lo más limpia posible. Ya no solo es una cuestión de gustos, sino de salud. Prevenir infecciones es responsabilidad de ambos.

A parte de estos consejos, lo que se debe saber bien es como es la chica con la que estamos. El cunnilingus no es una ciencia universal y por mucho que ahora demos algunos consejos, la verdad es que la palabra final la tendrá siempre ella, que es quien valorará si ha llegado a excitarse o no. Lo mejor que se puede hacer es estar atento a los estímulos que se generan para saber si está o no gustando (y lo que es más importante: que convendrá repetir y que no).

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *