Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

El fin de semana pasado se celebró el Salón Erótico de Barcelona en la ciudad condal. Fueron 4 días intensos (del 1 al 4 de octubre) en donde se vieron novedades, espectáculos y mucho sexo y pasión para todos aquellos que se dejaron caer por los stands que conformaban la feria.

El Salón Erótico de Barcelona

Celebrado en el Pabellón Olímpico de la Vall d’Hebron, el famoso salón ha superado este año las 20.000 personas, 3.000 más que en la pasada edición. Y es que no es para menos: en cuatro días se celebraron más de 2.000 espectáculos en vivo y en directo (muchos de ellos se podían grabar con móviles y videocámaras, por cierto), cosa que atrae a muchas personas amantes del sexo y del buen placer.

Uno de los anfitriones ha sido Nacho Vidal, el famoso actor porno catalán que hizo propio el lema del salón de este año: “Evoluciones. Amemos. Follemos”. Este lema, convertido en vídeo, ha sido una revolución en las redes sociales, llegando prácticamente a las 10 millones de visualizaciones.

Los Premios Ninfa Primera Línea

Una de las cosas más esperadas del saló año tras año es saber quien se hace con los premios Ninfa Primera Línea, unos galardones que tienen por objetivo reconocer a las personas y entidades que han desarrollado grandes proyectos entorno el sector del porno internacional e internacional. Cuentan con una veintena de categorías, pero destacaremos las más importantes: mejor actriz, mejor actor, mejor escena BDSM, mejor escena del año.

La actriz ganadora ha sido Carolina Abril, mientras que el premio masculino ha caído en manos de “El potro de Bilbao”, trabajador de la famosa Sala Bagdad y marido de la también actriz porno Sophie Evans.

Este tipo de festivales sirven para paliar un poco otros grandes desaparecidos, como el Festival Internacional del Cine Erótico que se hacía en Barcelona años atrás.

El FICEB, que así es como era conocido, había nacido en el año 1993 con el principal objetivo de dar a conocer la industria del sexo entre el público nacional y favorecer así que se dinamizara más este tipo de contenido en nuestro país. Fue uno de los principales salones en esta temática, llegándose a convertir en uno de los más importantes de Europa.

En este festival se mostraban las últimas tendencias en sexo, así como presentaciones de películas, compra y venta de productos o bien un montón de espectáculos en vivo en los cuales participaban importantes actores y actrices de la industria pornográfica, tanto nacional como internacional. Nacho Vidal o el italiano Rocco Siffredi habían hecho allí espectáculos, cosa que hizo aumentar su popularidad y conseguir así nuevos contratos de trabajo y nuevos contactos en la industria sexual.

Destacó por ser uno de los festivales en donde había un espacio exclusivo para los aficionados del sadomasoquismo, práctica que por aquel entonces no era tan habitual como ahora (parece que con el auge de la literatura erótica y la revolución de “Las sombras de Grey” el BDSM se haya vuelto popular y esté en boca de todos) y que por tanto era una vía de escape para encontrar nuevos productos en torno al tema. Se podían encontrar fácilmente actuaciones de sumisión y dominación, revistas internacionales y juguetes y complementos que harían a más de uno muy feliz.

El cese del FICEB fue prácticamente por razones políticas. Cada año recibía más críticas y más censuras, lo que se traducía inevitablemente en una disminución de presupuestos por culpa de los recortes que se aplicaron. La censura hacia los espectáculos (no permitiendo que, por ejemplo, participaran personas del público) acabó por convertirlo en un festival que pocos querían en su ciudad, lo que acabó conllevando que a partir de ese año (y después de 15 años en Catalunya) el festival se fuera a Madrid. La cosa es que no salió bien e incluso los propios organizadores criticaron algunas de las acciones que se llevaron a cabo, por lo que desde el año 2009 no se ha podido realizar una nueva edición, básicamente por falta de presupuesto y por falta de un espacio grande y adaptable como lo había sido la Farga de L’Hospitalet, ubicación original durante los años que el Festival estuvo en Cataluña.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *