Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Mucho se habla sobre cómo debe ser el vello púbico. Hay personas que se lo dejan crecer mucho y otras que no pueden soportar ver ni un solo pelo. El caso es que se trata de un tema que afecta tanto hombres como a mujeres, y que tanto se puede ver desde la perspectiva personal (la voluntad o no de dejarse o quitarse el vello) o desde la perspectiva del otro (si la persona con quien estemos prefiere que tengamos pelo allí o no).

Qué hacer con el vello púbico

No podemos obligar a nadie a hacer nada, porque se trata de una decisión muy íntima y personal. Pero lo que sí que podemos hacer es hablaros de las ventajas y los inconvenientes que supone cada decisión. También hay que decir que la mayoría de personas lo que hacen es dejárselo pero de una forma arreglada, es decir: no dejar que crezca demasiado para que no haya una mata entre las piernas, pero tampoco quitarlo todo.

Ventajas e inconvenientes de dejarlo

  • Tal y como cuentan en Saludymedicinas, el vello hace de barrera protectora contra virus e infecciones. A ver, no nos va a proteger de una cosa seria, pero sí que ayudará a crear una capa de protección más.
  • Ayuda a mantener la zona caliente y evita que ciertos olores fluyan
  • Evita que haya irritación a la hora de practicar sexo. Piel contra piel siempre hay más posibilidades de rozaduras, mientras que si hay pelo de por medio las posibilidades de irritarse serán menos.
  • Como principal inconveniente nos encontramos con el hecho de que si queremos, por ejemplo, lucir ropa interior muy apretada (o bien por ejemplo en verano, con el biquini) pues cuanto más pelo tengamos, más se notará.

Ventajas e inconvenientes de quitarlo

  • La principal ventaja de quitarse el vello es la sensación de frescura y limpieza. Hay veces, sobre todo cuando se tiene la regla, que resulta muy desagradable tener vello, porque se mezcla con el flujo reseco y da sensación de suciedad (aunque sea a nivel personal)
  • Hay muchos hombres que lo prefieren así (aunque no hay estudios fiables sobre cuál es el sentimiento mayoritario sobre este tema), ni que sea sólo alguna vez, como toque distinto a lo que se ve normalmente.
  • La principal desventaja es, como hemos dicho en el apartado de ventajas, que se pierde la protección natural que nos ofrece el cuerpo.

Para quitar el vello hay muchas opciones. Estas son algunas de ellas:

  • Depilación con cuchilla: es una de las preferidas de las mujeres porque es una cosa rápida que se puede hacer en pocos minutos y queda la mar de bien. Pero claro, lo que se va rápido vuelve rápido: si usamos esta técnica debemos dar por sentado que en un par de días los pelos vuelven a salir y lo hacen más duros, provocando esa sensación de pincho que tan poco gusta a los hombres. La depilación con cuchilla puede ser práctica en axilas o piernas, pero debida la sensibilidad existente en la zona púbica, no recomendamos mucho que se use esta técnica.
  • Crema depilatoria: antiguamente eran cremas que olían bastante mal e incluso quedaba el olor una vez limpiada la zona posteriormente. Ahora todo esto ha quedado a la historia y existen cremas muy potentes, con buen olor y fáciles de usar. Los resultados son bastante buenos, ya que se puede mantener así durante una semana o semana y media. Para quienes quieran vivir una experiencia, pueden optar por esta solución.
  • Depilación con cera: este es quizá uno de los métodos caseros más efectivos (o el que más). Si lo habéis probado alguna vez sabéis de sobras que duele bastante, pero los pelitos son arrancados de raíz y tardan bastante en volver a salir. Más o menos un mes.

Finalmente tendríamos otras opciones como la depilación eléctrica o la depilación láser. Esta última es una buena solución para quien esté seguro o segura de que no va a volver a querer tener vello en la zona. En el caso de la depilación eléctrica, se debe vigilar bastante por la sensibilidad de la zona.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *