Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Con el sexo no todo son alegrías. Es decir: existen situaciones que no solo resultan incómodas sino que pueden resultar un terrible problema para quienes lo sufren. Un ejemplo sería el que os mostramos hoy, el Síndrome de la excitación sexual persistente.

¿En qué consiste el Síndrome de la Excitación sexual persistente?

Conocido también bajo las siglas de PSAS, este síndrome provoca que una persona normal tenga una mediana de cien orgasmos al día. Esto puede resultar divertido pensarlo, pero se convierte en una pesadilla para los que les pasa día sí y día también.

Una noticia publicada en el medio británico BBC nos muestra el ejemplo de Dale Decker, que tienen actualmente 38 años y sufre PSAS desde hace tres. En su caso concreto, el detonante fue una caída que le causó un desplazamiento en una vértebra. Su situación no es nada envidiable: sus casi cien orgasmos diarios le aparecen cuando menos se lo espera, es decir: cuando está con su familia, con sus amigos, en el trabajo… o incluso en el funeral de su padre. Según sus propias palabras, lo pasa tan mal que al final deseas no tener orgasmos nunca más, temiendo cada momento en que sabes que estás a punto de tener uno.

En hombres y mujeres

Aunque el caso que hemos utilizado para empezar el artículo es un ejemplo masculino, lo cierto es que la mayor parte de las víctimas son mujeres. El mismo artículo citado anteriormente recoge el testimonio de Francisca Molero, que es vicepresidenta de la Federación Española de Asociaciones de Sexología.

Francisca ha escrito artículos sobre este mismo tema y hasta hace bien poco reconocía que no había ningún caso documentado en sexo masculino, pero que esto no quería decir que no los hubiera. Los hombres suelen ser más reservados en este tipo de cosas y no tan a menudo lo comentan. También suele pasar que si no son casos graves (tener cien orgasmos al día sería un caso grave) muchos hombres no lo ven como un problema, de manera que lo dejan pasar y ya está; mientras que las mujeres quizá por temas de sociedad se sienten más incómodas y acuden rápidamente a comentarlo con sus amigas o con especialistas en la materia.

Según datos que ofrece la doctora, se calcula que en el año 2013 había aproximadamente entre 400 y 500 casos documentados, pero está totalmente segura de que en realidad son muchos más. La prueba está en que cuando hablas con diferentes ginecólogos te cuentan que detectan casos parecidos, pero que no son diagnosticados como tales.

¿Cuáles son las causas?

Por desgracia no se saben las causas que provocan este síndrome, lo que dificulta encontrar un tratamiento para curarlo o evitarlo en la mayor parte que sea posible.

Simplemente al cuerpo lo que le sucede es que aparece una excitación pero previamente no ha habido ningún estimulo, lo que puede llegar a desconcertar bastante.

La primera vez que se definió fue en el año 2001. Lo hicieron dos doctoras que estaban investigando sobre este tema: Sandra Leiblum y Sharon Nathan. La definición que le dieron a la situación era la de tener una excitación de carácter genital sin que hubiera un desencadenante previo. Un par de años después se afinó un poco más la definición para añadir que la estimulación era no deseada ya que carecía de interés sexual y de deseo. A partir de entonces se añadió en el catálogo de disfunciones sexuales (II Consulta Internacional sobre Medicina Sexual, celebrada en París ese mismo año).

Posibles causas:

  • Factores neurológicos
  • Factores vasculares
  • Factores hormonales
  • Efectos secundarios de medicamentos

También, como en el caso de Dale Decker, un accidente o una lesión también podrían ser provocadores de dicho síndrome.

De momento el único tratamiento que se hace es la terapia con especialistas en la materia. Tal como dice Francisca Molero, este tipo de situación es como cuando tenemos pensamientos negativos y no podemos quitárnoslos de la cabeza porque cuanto más piensas en ello, más difícil es evitar seguir pensando en ello.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *