Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Muchas personas, especialmente mujeres, le “temen” al sexo anal. En cierta manera es un poco lógico, ya que teniendo un agujero delante con el que se pueden conseguir tantos buenos momentos, no entienden por qué hace falta usar el otro para perseguir el placer. Lo mismo pasa con los hombres heterosexuales, que confunden la situación y asimilan que practicar sexo anal tiene el riesgo de que les pueda gustar y se coman la cabeza pensando si pueden o no ser homosexuales.

Esto son todo pensamientos que deberían quedarse atrás. En primer lugar porque una de las zonas más calientes de los hombres es justamente entre la pene y el ano, justo en esa zona. Muchas mujeres juegan a estimular la zona porque saben que sus chicos se desmontarán de placer. En segundo lugar, ya centrados en las mujeres, no se debería tener temor a este tipo de cosas. Se está demostrando cada vez más que los orgasmos que se producen con el sexo anal son mucho más intensos que con el sexo vaginal. Además, hay un alto porcentaje de mujeres que no consiguen llegar a él por razones varias, y estamos seguros que si lo hicieran por detrás conseguirían completar el puzzle de placer que a veces no encaja.

Unos cuantos números sobre sexo anal

Según el portal RevolucionTresPuntoCero, una encuesta que se realizó en Estados Unidos sobre comportamiento sexual, reveló que cada vez hay más personas que prueban esta modalidad. Si a principios de los 90 era del 16%, ahora se calcula que casi la mitad de la población lo ha probado o lo practica de forma regular (se calcula que el 46%).

La razón principal parece que sea, precisamente, el orgasmo. Al hacer la encuesta, se preguntó a las mujeres como habían conseguido su último orgasmo: el 65% lo atribuyó al sexo convencional, al vaginal. La cifra sube cuando se trata de sexo oral, llegando al 81%… pero lo más sorprendente es el 94% de mujeres que lo tuvieron gracias a una penetración anal. Quizá lo practican menos personas, pero está claro que el grado de satisfacción es mucho más elevado.

Consejos para disfrutar del sexo anal

  • Nunca te sientas obligado u obligada a hacer cosas que no quieres. La práctica del sexo anal es una cosa totalmente sana y satisfactoria, pero si tienes muchas dudas o te llena de incomodidad no lo hagas, porque lo más seguro es que no lo disfrutes.
  • Usa lubricantes: el ano por sí solo no lubrica, por lo que si queremos introducir alguna cosa (polla, vibrador, consolador, etc.) se debe hacer uso de lubricantes. Esto evitará el dolor y ayudará a que toda fluya mucho mejor.
  • No empecéis de golpe, y menos si es la primera o las primeras veces. Se trata de ir dilatando la zona poco a poco para hacer crecer el agujero y poder así entrar mejor. Se puede jugar con pequeños plugs anales o con los dedos mismo, pero sobre todo se debe ir al ritmo que marque el propio cuerpo y las sensaciones que se vayan produciendo.
  • La higiene es una de las cosas más importantes: como bien os podéis suponer, la zona anal es una confluencia continua de bacterias. Normalmente es necesario dedicar unos segundos de más a limpiar la zona con jabón neutro. También es importante que “por dentro” este también limpio. Es decir: para practicar sexo anal es importante que el recto este lo más preparado posible, por lo que es muy aconsejable que se aplique un enema para evitar que luego pasen cosas que no queremos.
  • Por último, no os olvidéis del uso del preservativo. Aunque el riesgo de embarazo no exista, el riesgo de infecciones sí, y de forma aumentada. Si queréis hacerlo bien, buscad condones especiales para sexo anal: son un poco diferentes a los otros, ya que están preparados para evitar la proliferación de partículas fecales. Importante: no uséis el mismo preservativo si luego queréis penetrar “por delante”: ¡cambiadlo!

Apuntados estos consejos, cabe recordar que lo más importante es sentirse bien y segura, con ganas de realizar este paso. Cuanto más relajados estemos, mejor será la experiencia y con más gusto querremos repetir después.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *