Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

¿Influye el ADN a la hora de elegir pareja? Según un artículo publicado en la revista Genome Biology firmado por Neil Rish de la Universidad de California, sí.

Según datos del estudio, es nuestro propio ADN quien influye y controla nuestra atracción por otras personas, ya que sin darnos nosotros cuenta, la mayoría de personas acaba saliendo o casándose con aquellos que comparten ADN con nuestros antepasados.

El ADN y encontrar pareja

Aunque dicho así suene quizá muy raro y difícil de creer, la verdad es que los estudios realizados han ido poco a poco confirmando esta teoría. Neil Rush lo que ha hecho para llegar a estas conclusiones es analizar el árbol genealógico de mexicanos y puertorriquenses, vinculándolo a la elección de parejas que han ido haciendo los sujetos de la muestra. Ha centrado principalmente su estudio en Latinoamérica, ya que es un territorio que, a causa de temas históricos, se han ido mezclando europeos con africanos, indígenas y poblaciones originarias de la zona a lo largo de quinientos años.

El análisis de las parejas actuales ha ido revelando que no solamente habían escogido personas con ancestros comunes sino que además llevan varias generaciones haciéndolo.

¿Qué explicación hay?

Aunque no se trata de una cosa fija y que cumpla todo el mundo por igual, sí que es verdad que parte de explicación se basa en las características físicas de las personas, como el color de la piel o el pelo. A parte, también juega un papel muy importante la personalidad y la forma de ser, que también puede ser fruto de los genes que se llevan en el interior.

Más estudios

El de Rush no es el único estudio que apunta a esta dirección. En la Universidad de Colorado de Boulder, en Estados Unidos, se ha realizado un estudio en donde se demuestra también que las personas eligen su pareja según unos criterios innatos basados en nuestro ADN. Lo firma Benjamin Domingue y se publicó en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Este artículo partió de la base de que la mayoría de personas escogen sus parejas según características similares, como podrían ser el nivel de estudios, el entorno cultural, las aficiones o el volumen de ingresos anuales. Pero lo que no se esperaban encontrar es que también la genética tenía un papel muy importante en esta elección.

¿Cómo se realizó este estudio? Se partió de un artículo base sobre envejecimiento, Health and Retirement, (que vendría a ser salud y jubilación) y se utilizó una muestra de 825 parejas. Intentaron que fuera una muestra amplia, y lo que descubrieron es que las personas que estaban casadas compartían con su pareja un porcentaje elevado de ADN, mucho más que otras dos personas elegidas al azar, que haciendo la comparación del genoma vieron que no coincidían tanto.

Estos estudios, cuyos resultados han sorprendido bastante, podrían influir en las estadísticas demográficas y en el estudio genético entre poblaciones humanas. Sabiendo esto, las próximas acciones a desarrollar son la de comprobar si esto misma pasa en otras zonas del mundo (en otras culturas, en otros continentes) o incluso también si pasa lo mismo a la hora de escoger los amigos: ¿nuestras amistades son fruto de la casualidad o también son, sin saberlo, fruto de la similitud de nuestro ADN con los suyos?

No en todas partes es así

Acabamos el artículo comentando otro estudio que demuestra lo contrario. En este caso se trata de un artículo científico de la Universidad de Paraná, en Brasil. Según los datos recogidos, muchas de las personas casadas que viven en una zona concreta del Brasil presentan diferencias muy elevadas en cuanto a ADN se refiere. La explicación que se dio a dicho encuentro es la supervivencia y la mejora del sistema inmunológico, garantizando así la continuidad de la especie y conseguir una reproducción de la especie humana sin problemas de salud. De hecho, en la mayoría de casos la diversidad genética es beneficiosa para la continuación de la especie. La historia está llena de ejemplos en los cuales personas con ADN casi idénticos han tenido problemas para reproducirse en sanas condiciones (sobre todo pasa en familias que han ostentado el poder a lo largo de la historia de la humanidad).

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *