Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Bajo este título se podrían escribir muchas cosas: cada vez hay más aparatos tecnológicos que buscan suplir la falta de compañía en muchas personas o sociedades. A día de hoy no nos parece raro ver prototipos de miembros sexuales femeninos o masculinos para conectar en el ordenador y practicar cibersexo, ¿no?

Pero no es de este tema que queríamos hablar, sino de la poligamia. ¿Por qué? pues porque según algunos estudios recientes cada vez hay más personas polígamas y la tendencia es que se vaya en aumento.

¿El sexo del futuro será poligámico?

Empecemos por definir el tema para que no haya ninguna confusión: la poligamia es cuando un matrimonio está formado por más de dos personas. Es decir, cuando una de las dos personas que lo conforman tienen, además, otras parejas. Es muy habitual en algunas culturas y aunque sean más conocidas las que son formadas por un hombre y varias mujeres, esto no significa que al revés no exista.
La palabra poligamia viene del griego (“polís” y “gámos”) y básicamente significa lo que ya hemos apuntado: muchos matrimonios.

¿Porque avanzamos hacia una sociedad polígama?

Pues porque según la investigadora Helen Fisher de la Universidad Rutgers, han cambiando más las cosas en los últimos 100 años que en los 6000 años previos, y según se observa la tendencia va a más. Cada vez se ve más normal esta situación y cada vez son más las personas que tienen pareja pero que buscan abiertamiente intercambios sexuales con otras personas o parejas. A día de hoy se dan casos de matrimonios en grupo, que al parecer dan más satisfacción sexual y ayudan a reducir estrés y celos.

Según el Ethnographic Atlas Codebook (George P. Murdock), aunque no lo parezca hay a día de hoy un tercio de sociedades humanas en el mundo que son poligamas. Concretamente el estudio analizó 849 sociedades: 708 permiten la poligamia, 137 no y 4 de ellas eran poliándricas, que significa que es la mujere quien tiene varios maridos. Puede sorprender la cifra, ya que aunque haya muchas menos sociedades monógamas, lo cierto es que son las que tienen mayor número de habitantes.

A nuestro ojos lo solemos ver como un problema (degradación humana, etc.) pero en realidad no lo es y puede ofrecer muchas ventajas:

¿Cuáles son las ventajas de la poligamia?

Menos competitividad: una sociedad que permite que varias mujeres se casen con un mismo hombre (o al revés) puede significar menos celos y menos competitividad a la hora de escoger pareja. Eso sí, se debe practicar siempre de igual a igual y con trato respetuoso hacia todas las personas con quien se mantenga una relación.

Mayor productividad económica: un núcleo familiar formado por varias personas puede ser más productivo a la hora de gestionar los recursos o adquirir bienes.

Mayor compenetración familiar: dicen que las familias que hacen actividades conjuntas se mantienen más unidas. Bien, en los casos de las familias poligamas pasa un poco lo mismo. Si se trabaja desde el respeto se puede convertir en una gran familia numerosa. Esto es muy bueno en varios sentidos: confidencialidades entre las mujeres o los hombres, hijos en un entorno familiar grande y con más hermanos (lo que supone ventajas individuales como mayor rendimiento escolar o mayor confianza en uno mismo), etc.

Evita infidelidades. Un estudio apuntaba que en Estados Unidos hay entre 23% y 50% de hombres infieles, cifra más o menos equiparable con la de las mujeres, que ronda entre el 13% y el 50%. En caso de vivir en una sociedad donde la poligamia estuviera acceptada, estos índices estadísticos se disminuirían notablemente.

Un último apunte: son muchos los estudios que han intentado establecer cuál tendría que ser la tendencia perfecta. Hasta el momento no se ha llegado a ninguna conclusión clara (incluso han hecho estudios separando por género, para ver si había diferencias de pensamiento y/o accion). De momento sólo se puede afirmar una cosa: y es que la mayoría de animales no son monógamos. Sólo fijándonos en esto ya podemos más o menos pensar por donde van los tiros en la naturaleza humana. Pero claro, una cosa es la observación y la otra muy distinta es practicarla. De todas formas, insistimos que lo más importante es el respeto hacia el otro género y hacia los otros miembros de la familia.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *