Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

¿Os habéis planteado alguna vez que el olor que hacen las otras personas puede ser muy significativo a la hora de buscar pareja? ¿Alguna vez habéis pensado que la pareja que tenéis a vuestro lado quizá no solo os atrajo por el carácter y físico sino que también influenció su olor?

Olores que atraen al elegir pareja

Pues de esto habla precisamente este pequeño reportaje en la revista Muy Interesante. Se trata de un estudio que tiene ya un tiempo, pero que es curioso: Claus Wedeking es un zoólogo que la Universidad de Berna, en Suiza. Después de hacer varias pruebas llegó a la conclusión que el olor que se deprende de una persona tenía un poder persuasivo o repulsivo con otras personas.

El estudio contó con la participación de un grupo de mujeres a quienes se les dio una serie de camisetas para que las olieran. Estas prendas de ropa habían sido llevadas por hombres reales (y desconocidos para ellas) durante dos días, y ellas debían oler y puntuar en una escala cuales de los olores les resultaba más atractivo (sexualmente hablando). Como os podéis imaginar, los hombres tenían prohibido usar cualquier tipo de colonia, desodorante o perfume para no alterar su propio olor y así dar un resultado más ajustado y real. Lo sorprendente del estudio es lo rápido que se pusieron a puntuar, haciéndolo de una forma clara y convincente. Estaba claro: hay olores que despiertan más pasiones que otras.

El estudio pasó a la historia como “el experimento de las camisetas sudadas”, y reveló otros datos interesantes, como por ejemplo que la mayoría de mujeres había puntuado con mayor nota a los hombres que tenían mayor MHC, es decir, complejo principal de histocompatibilidad. Esto significa básicamente que se tiene mayor resistencia inmunitaria a las enfermedades, cosa que repercutirá directamente en los hijos que puedan tener en conjunto (o solucionar problemas como de compatibilidad con células madre o si hubiera que trasplantar un órgano). Es, de hecho, una cosa curiosa porque hasta ese día no se había encontrado ninguna relación con el olor de se desprende.

Sobre el MHC se ha escrito bastante. Otro artículo que vale la pena leer es el publicado por el diario digital El Confidencial. En este escrito se habla del artículo científico “The Compatibility Gen”, de Daniel M. Davis de la Universidad de Manchester e investigador del Centre for Inflammation Reserach. El artículo se centra en demostrar como la genética influye para escoger pareja, y de cómo en esta influencia no solo es importante el físico o el carácter de la persona que nos enamora, sino sus genes. Una mayor compatibilidad con nuestro propio código genético nos da más posibilidades de relación exitosa. Como no vamos por la vida pidiendo análisis de ADN a nuestros compañeros, una manera natural de saberlo es a través del olor, y de allí el experimento de las camisetas sudadas. Todas las piezas encajan para formar una sola: generalmente buscamos de forma inconsciente parejas que sean genéticamente compatibles, y una manera natural que tiene nuestro cuerpo de saberlo es el olor que emiten las personas.

De todas formas, si queremos estar 100% seguros de nuestra decisión, ya hay empresas que empiezan a sacar partido de la situación y ofrecen pruebas de compatibilidad genética por menos de 200 euros. Esto puede ayudar a ciertos incrédulos a saber escoger bien a nuestra pareja (puede resultar un poco superficial y sí que es verdad que un análisis como este no está exento de polémica, pero existen).

Los matchmaking, que así se llaman estos estudios, tienen como objetivo emparejar a las personas según sus ADN. No solamente se trata por razones mencionadas anteriormente (trasplantes y demás) sino que también intentar determinar la afinidad psicológica. Las campañas publicitarias se enfocan a que todo el mundo debería hacerse un matchmaking antes de contraer matrimonio.

Parece ser, pero, que los humanos no somos los únicos en escoger pareja (o influenciarnos) a través del olor: los pájaros también usan este método para aparearse. El estudio se realizó en el Instituto Konrad Lorenz de Etología de Viena y para comprobarlo se hicieron análisis de las glándulas de algunas aves para comprobar si se puede determinar con el olor la similitud de los genes.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *