Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Una investigación reciente apunta que la posibilidad de tener varias parejas sexuales podría reducir el riesgo a tener cáncer de próstata.

Vayamos por partes, ¿en qué consiste este tipo de cáncer?

El cáncer de próstata es el que se desarrolla en la próstata masculina, en el sistema reproductor masculino. Sucede cuando algunas de las células mutan de forma errónea y se multiplican, y si no se para a tiempo se puede complicar, ya que se podría expandir a otras partes del cuerpo y crear una metástasis.

Algunos de los problemas que emergen cuando se tiene esta enfermedad son el dolor, la disfunción eréctil y la micción dificultosa, entre otros.

Normalmente afecta a los hombres que ya han superado los 50 años, siendo el segundo cáncer más común entre el género masculino.

Varias parejas sexuales para reducir riesgos

Como en todos los tipos de cáncer existentes, no se sabe a ciencia cierta cuáles son los síntomas exactos o cuál es la prevención necesaria para no desarrollarlo nunca. Lo que de momento si que se sabe es que para curarlo de momento solo se puede hacer a través de la cirugía o bien terapias agresivas como la quimioterapia o la radioterapia (o incluso todas a la vez, dependiendo la persona y la situación en que se encuentra).

Pero volvamos otra vez al principio: ¿es posible que tener varias parejas pueda reducir el riesgo de tener este tipo de enfermedad? Pues parece que sí.

Una investigación que se ha llevado en la Universidad de Montreal y el Instituto Armand-Frappier, en Canadá, ha apuntado que no solamente influye una buena alimentación y una vida sana en la prevención sino que además ayudaría si se tiene una vida sexual muy activa.

Aunque solamente sea un estudio y se base en estadísticas o comparativas, los resultados son interesantes. Resulta que todos aquellos hombres que tienen o han tenido relaciones con más de 20 mujeres diferentes, el riesgo se puede reducir al 28% si lo comparamos con aquellos que solo mantienen relaciones con una sola mujer o han tenido pocas parejas en su vida.

Según una de las investigadoras del estudio, Marie-Elise Parent, la clave está en que se relaciona este hecho con el poder tener muchas más eyaculaciones, ya que esta acción si que se había comprobado anteriormente que repercutía directamente en la salud sexual masculina. Es decir, los hombres que eyaculan de forma más frecuente tienen un riesgo menor de sufrirlo. Esto ya se intentó demostrar en el año 2004, ya que un científico de la revista NewScientist apuntaba que una eyaculación permite (o parece permitir) que la glándula prostática pueda limpiarse de los agentes cancerígenos que puedan existir.

Tomando ese punto de partida, el reciente estudio de la Universidad del Canadá ha hecho nuevas hipótesis que indicamos a continuación:

  • En principio, una persona que casi no practique relaciones sexuales tiene un riesgo más elevado si se compara con los que sí que tienen. Casi se podría decir que no tener relaciones implica el doble de posibilidades de que se sufra esta enfermedad en algún momento de sus vidas.
  • Sobre la homosexualidad, también el estudio revela que las posibilidades son más altas. En concreto, los hombres que tienen muchas parejas masculinas tienen el doble de posibilidades de sufrirlo comparándolo con aquellas que nunca han tenido relaciones con personas del mismo sexo.

Ante todo, decir que solamente se trata de un estudio y que no debemos alarmarnos con estos resultados. Si eres una persona homosexual o bien eres una persona que no tiene muchas relaciones al año o solamente con tu mujer, no significa que sea malo. Los estudios solo sirven para comparar estadísticas y llevar a cabo hipótesis para poder curar algún día todas estas enfermedades.

Si en cualquier momento tienes dudas o crees que puedes tener algún síntoma de esta enfermedad u otra relacionada con la salud sexual, lo mejor que puedes hacer es consultar a tu médico especialista: él sabrá que hacer en todo momento, te hará los análisis apropiados y te dará consejos para mejorar tu salud sexual teniendo en cuenta tu historial, tu modo de vida y tu contexto personal. No debéis preocuparos sin motivo y mucho menos auto-medicarse con Google.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *