Barcelona +34 609 84 65 24
  • es

Los últimos años hemos ido viendo que los precios para estudiar carreras universitarias no han parado de subir: las matrículas suben, los libros, los pisos de alquiler para estudiantes… todo, todo sube y parece que cada vez sea más complicado que los jóvenes de nuestro país emprendan su vida y pongan manos a la obra para mejorar su futuro.

Escorts y universitarias

Ante tal desolación económica, son bastantes ya las chicas que deciden hacer algunos trabajos extras para vivir un poco mejor. Si bien algunas optan por trabajos como atención en una tienda o restaurante de comida rápida, lo cierto es que es cada vez mayor el porcentaje de chicas que deciden hacerse escorts y así poder pagarse la carrera de una forma más fácil y sin dedicar tantas horas como algunas de sus amigas.

En el periódico 20minutos podemos leer el testimonio de Concha Borrel, presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo, que nos cuenta que estas chicas ya no solo quieren pagarse la carrera sino que además quieren ayudar a sus padres. En su asociación, en el momento de la entrevista había unas 20 o 30 chicas universitarias en servicio, cifra muy superior en comparación con los años anteriores.

Uno de los ejemplos citados en el artículo es Sofía, que con cuatro o cinco servicios a la semana se saca unos 3.000 euros mensuales, lo que le permite vivir tranquilamente y ayudar a pagar la hipoteca de sus padres. Pero es solo alguno de los ejemplos que se citan. La presidenta también cuenta que incluso llaman hombres para prostituirse con otros hombres aún sin que les guste.

Otro portal que a veces habla del tema es MujerHoy. El artículo “Prostitutas y universitarias, ¿cuál es el precio? repasa algunos ejemplos que vale la pena leer para conocer la situación. Es importante, pero, tener en cuenta algunas cosas:

• Si realmente no te sientes cómoda, no lo hagas. O no te fuerces en hacer muchos servicios. A veces salen muchas oportunidades en poco tiempo y se puede tender a aprovecharlas todas, pero que esto no mine tu autoestima porque a la larga sería muy perjudicial. No hay nada mal en hacerlo y menos en disfrutarlo, pero se tiene que vivir sabiendo lo que se hace y sin dejar que ello te afecte.

• Hazlo en lugares seguros: si no lo ves apropiado, no te arriesgues a ir a una casa a la que no conoces. Normalmente al principio muchas chicas trabajan en agencias porque así ellas se ocupan de la gestión del local; pero si tienes suficiente para alquilar un piso para ti, mejor que mejor.

• Establece tu tiempo y no conviertas el sexo y el dinero fácil en una adicción. Te puede ayudar marcarte unos horarios y un poco de planificación semanal. Piensa también un poco tu plan de vida, por ejemplo, “hacerlo hasta que me gradúe”, “hacerlo durante dos años”. Muchas chicas tienen problemas luego para dejarlo, pero pensarlo nos puede ayudar.

• No mientas: universitaria es una palabra que atrae mucho porque implica juventud y cultura. Si no eres universitaria ni cumples el prototipo que la gente espera encontrar, mejor usa otras etiquetas. Es evidente que se puede estudiar en la universidad a los 50 años, pero el cliente no se espera una mujer de esta edad cuando busca universitarias.

• Ahorra todo lo que puedas para poder luego dejarlo sin tener que preocuparse por el dinero durante algún tiempo. No caigas tampoco en el consumo de drogas o alcohol, ya que te harán sentir peor a la larga y además te gastarás mucho más dinero de lo normal. Procura buscar el equilibrio y tocar siempre de pies en el suelo.

El auge de escorts universitarias es bastante normal. Como ya hemos dicho, los precios no han parado de subir pero es que además se le suma el hecho de que la mayoría de clases requieren presencialidad y mucho trabajo en casa (trabajos para entregar, trabajos en grupo, participación en el campus virtual de la asignatura, etc.). La diferencia del sueldo entre escoger esta profesión o por el contrario trabajar en una tienda o restaurante es muy grande, puesto que a media jornada no llegarían ni a los mil euros.

Leave a cool comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *